Receta de la Masa de Porcelana Fría

Geraldine Gabasa Marcano

 

1 taza de cola blanca
1 taza de fécula de Maíz
1/4 de Taza de agua potable
2 cucharadas de Glicerina. - cualquiera -
3 cucharadas de aceite para Bebe.
1 cucharadita de benzoato, conservante de alimentos, o 1 cucharadita de Nipajin.
Media cucharadita de Dióxido de Titanium
1 Cucharadita de Acido Esteárico o Esterina - Se usa para hacer velas-
Olla de teflón anti-adherente.
Una cuchara de palo de madera para revolver. 2 bolsas plásticas transparentes.
La cuchara de medir es sopera, normal, no sirve de medir de repostería, estas
tienen mayor carga. La Taza es de tipo publicitario, esas que se subliman.

Proceso
Coloque la glicerina, el aceite y los polvos en un envase, revuelva bien. Vierta la
pega blanca en la taza, y agréguela al envase, luego adicione el agua, revuelva
con un batidor de mano o eléctrico si es su gusto, hasta que quede
uniformemente mezclada, luego poco a poco la Maicena hasta lograr que la
mezcla sea bastante homogénea y compacta, no se angustie si la ve muy liquida,
siga la receta al pie de la letra, luego golpee el molde contra la mesa con la
intención de que salgan las burbujas de aire que puedan haberse formado por la
batida. Vierta dentro de la sartén de teflón fría y revuelva constantemente en forma
envolvente y arrastrando la masa cocida desde el fondo hasta que la mezcla se
separe de las paredes de la sartén y se haga la masa, colóquela dentro de una
bolsa plástica transparente, deje reposar 24 horas y ya puede usarla, si la va a
vender, luego de la cocinarla deje reposar 20 min, sáquela, amase para quitarle
ese aspecto rustico y poco uniforme, notara que luego de amasar muy bien
tendrá una masa suave, lisa y sin imperfecciones. Puede usar vaselina en sus
manos en muy poca cantidad para que se le haga menos engorroso. No use
crema. Una vez que la sienta lista, sin grumos, sin partes duras, ni liquidas,
proceda a guardarla dentro de una bolsa plástica transparente o blanca sin aire.

 

Versión original de la Receta  creada por
Geraldine Gabasa Marcano en el año 1999